El aprendizaje en línea ha estado en auge durante más de una década, pero los últimos dos años han sido cruciales para consolidarlo como una rama importante del aprendizaje en escuelas y universidades. Si bien el sector educativo ha sufrido algunas alteraciones, la tecnología logró mantener muchas actividades a flote.

Las herramientas de tecnología educativa se han convertido en un valioso recurso para las escuelas y universidades de todo el mundo, brindando una experiencia educativa estupenda. Además de las tendencias educativas a las que estamos acostumbrados, existe una variedad de tendencias digitales en alza que revolucionarán el espacio educativo en 2022. Echémosle un vistazo:

1. Salones de clases híbridos

Si bien algunas instituciones están reabriendo sus puertas, no todos se sienten cómodos todavía volviendo al salón. Según el informe Future of Higher Ed (El futuro de la educación superior), los estudiantes esperan que sus clases sean un tanto flexibles.

Para ellos, poder acceder a los materiales educativos en cualquier momento es un gran beneficio. Las herramientas de tecnología educativa, como el sistema de gestión de aprendizaje (LMS, por sus siglas en inglés), incluyen todos los materiales en un solo lugar.

El futuro de la enseñanza híbrida mitiga la escasez de profesores, permite el acceso al aprendizaje, independientemente de la ubicación física, crea un entorno más equitativo para los aprendices que participan de la educación remota y reduce los costos para las instituciones.


Más información: Cómo comenzar a impartir clases con un modelo híbrido


2. Aprendizaje asincrónico para una mayor libertad

La transición al aprendizaje remoto les dio a los estudiantes la libertad de tomar lecciones y hacer tareas a su propio ritmo. Mientras que los aprendices más jóvenes necesitan más orientación, los estudiantes mayores tienen horarios más flexibles.

Sin embargo, aquellos más jóvenes también podrían beneficiarse del modelo de aprendizaje asincrónico y aprender a administrar su tiempo desde una edad temprana. Por ejemplo, podrían estudiar durante dos o tres horas en la mañana, centrándose en la lectura, y continuar con sus clases en la tarde.

Si bien ganan más libertad e independencia en el estudio, el trabajo de los profesores no se torna obsoleto. Los educadores pueden orientar a los estudiantes con los materiales, ayudarles cuando tengan dificultades y garantizar que logren un mayor nivel de comprensión.


Más información: Mentalidad asincrónica para un mejor aprendizaje en línea


3. Realidad virtual en el salón de clases

Hasta hace poco, la realidad virtual (RV) era tan solo una novedad, pero las personas finalmente se están poniendo al corriente con esta tendencia. Tanto los profesores como los padres creen que los juegos de realidad virtual darán forma al futuro del aprendizaje.

Las inversiones en este sector han ido en aumento, y se prevé que alcancen el objetivo de 700 millones de dólares en el sector educativo para el 2023. Los estudiantes están entusiasmados con lo que depara el futuro y probablemente muestren interés en una clase centrada en la realidad virtual.

Con el aprendizaje en un entorno menos formal, los estudiantes se ven motivados a abrirse y desplegar su creatividad, al mismo tiempo que eliminan las distracciones y se adentran en el mundo del aprendizaje digital.

4. Diversidad, equidad e inclusión

Ya sea que hablemos de escuelas pequeñas o grandes campus universitarios, la diversidad, la equidad y la inclusión son fundamentales para crear y mantener un espacio saludable. Al implementar estas prácticas en el salón de clases, los profesores fomentan comportamientos positivos entre los compañeros, promueven un sentido de pertenencia e inculcan respeto por todas las partes involucradas.

Con una tasa alarmante de acoso cibernético y un aumento en las expresiones de odio debido a una mayor exposición a la pantalla, enfocarse en la diversidad es más apremiante que nunca. Es un momento ideal para dejar de lado el enfoque único y promover una experiencia de aprendizaje personalizada que tenga en cuenta las necesidades de cada estudiante.

Más información: Cinco herramientas digitales para hacer del aula virtual un espacio más inclusivo


5. Monitorear las emociones de los estudiantes

Si bien a veces el sentimiento de los estudiantes en torno a un tema resulta evidente, hay casos en los es necesaria la intervención directa de los profesores.

El futuro del aprendizaje en línea toma el pulso de la comunidad para crear una mejor experiencia educativa. Por ejemplo, una clase virtual tiene diferentes lecciones que los estudiantes deben seguir. De vez en cuando, se encuentran con una tarea que pone a prueba su comprensión. Mientras trabajan en línea, los estudiantes pueden mostrar sus emociones a través de diferentes reacciones: emoción, confusión, aburrimiento, etc.

La mayoría de los aprendices no son ajenos a estas “reacciones”, ya que las expresan con frecuencia en otros canales. Calificar cómo se sienten con respecto a una situación educativa específica puede marcar la diferencia en su aprendizaje.

6. Aprovechar los datos de la plataforma

Las plataformas educativas ya brindan análisis e informes integrales que muestran el progreso de los estudiantes. Una vez analizado, los profesores pueden ayudar a los estudiantes con dificultades a comprender ciertos conceptos e incluir materiales útiles en sus rutas de aprendizaje individuales.

Dado que gran parte del aprendizaje se lleva a cabo en línea, no siempre es fácil supervisar a todos de cerca. Sin embargo, gracias a los datos recopilados, los profesores y las instituciones pueden tomar mejores decisiones para el beneficio de sus estudiantes.

Por ejemplo, los educadores pueden modificar sus lecciones para hacerlas más interesantes y personales. Es más, las escuelas pueden construir una comunidad de aprendizaje en línea después de analizar cómo los estudiantes trabajan e interactúan en línea.


Más información: Los análisis del sistema de gestión de aprendizaje (LMS) más importantes que los profesores deberían conocer


Conclusión

Moldear mentes jóvenes con la ayuda de herramientas innovadoras de tecnología educativa siempre ha sido un desafío. Las principales prioridades deben ser preparar a los estudiantes para su futuro camino profesional, inspirar confianza y empatía, y permitirles expresarse. Cabe recordar, sin embargo, que las tendencias van y vienen. Por muy útiles que sean, el rol de los profesores sigue siendo primordial.

¡Mantente actualizado! Te mantendremos informado de los consejos y recursos de EdTech más valiosos. ¡Suscríbete y no te lo pierdas!