Elegir un nuevo sistema de gestión de aprendizaje (LMS) es una decisión difícil. Podría ser que su LMS escolar actual no esté actualizado. O porque simplemente no puede satisfacer todas las necesidades de sus profesores y estudiantes, o quizás no ha utilizado un LMS hasta ahora y se da cuenta de que podría mejorar la vida de todos.

La industria del aprendizaje en línea está creciendo, ya que siempre hay nuevos actores que se incorporan al mercado. Cada proveedor de LMS tiene una oferta de venta exclusiva, y su institución educativa tiene diferentes necesidades. Independientemente de su decisión final, tenga en cuenta que existe un tipo de LMS que podría ser mejor a largo plazo: uno cuya infraestructura esté en la nube.

Ocho motivos por los que un LMS en la nube es la mejor opción para su escuela

Es posible que la tecnología basada en la nube no sea perfecta, pero actualmente es la mejor. Aquí incluimos varios motivos por los que debería optar por un LMS en la nube para su escuela:

  1. Costos iniciales mínimos

    Los LMS basados ​​en la nube no requieren la compra de ningún software o hardware, por lo que el proceso para registrarse es bastante sencillo. Una vez que genera una cuenta de administrador o de profesor, puede comenzar a crear cursos en línea de inmediato.

    La mayoría de los proveedores de LMS ofrecen una prueba gratuita al principio por un período limitado y, si ese tiempo no es suficiente para decidir si el nuevo LMS satisface todas las necesidades de la escuela, puede elegir una suscripción mensual en lugar de una anual. De esta manera, solo paga por lo que usa y puede cambiar de opinión en cualquier momento. Por supuesto, si decide utilizar un LMS determinado, la suscripción anual suele ser más conveniente.

  2. Planificación y transparencia de costos

    Optar por un LMS en la nube para su escuela aumenta sus posibilidades de evitar muchos costos ocultos relacionados con los sistemas de gestión de aprendizaje en las instalaciones. Los costos ocultos no son evidentes desde un principio. Algunos LMS pueden cobrar la configuración, la licencia, la actualización, la personalización, las tarifas de mantenimiento, etc.

    Los administradores escolares pueden realmente confiar en la planificación presupuestaria inicial cuando surgen muy pocos o ningún costo oculto después de comprar un nuevo LMS. La tarifa mensual de un LMS basado en la nube cubre los detalles del paquete seleccionado, y la institución educativa puede controlar cualquier actualización o degradación del paquete.

  3. Personalización visual

    Teniendo en cuenta que estar en línea ahora constituye una gran parte de nuestra vida, puede estar seguro de que todos los estudiantes y profesores, o la mayoría de los usuarios de LMS, esperan tener la mejor experiencia de usuario de cualquier cosa que provenga de la web. La plataforma educativa en la que pasarán la mayor parte de su tiempo no es una excepción.

    Poder personalizar su portal de LMS e incluir el logotipo de su escuela o universidad debería ser un hecho hoy en día, y los sistemas que se basan ​​en la nube lo permiten bastante. Además de los diseños de colores personalizados, los LMS basados ​​en la nube permiten adaptar la fuente, accesos directos, URL, terminología y cualquier otro aspecto que se pueda modificar con un archivo CSS o JavaScript personalizado.


    Más información: La diferencia entre un portal de aprendizaje y un LMS


  4. Mantenimiento simple

    Una vez que los cursos están configurados, no necesita preocuparse por desperfectos del programa o fallas del sistema. Por lo general, el proveedor de LMS tiene un equipo de TI profesional que conoce muy bien su producto y puede solucionar cualquier problema operativo en poco tiempo.

    También se encargan de las actualizaciones del sistema, ya que siempre tienen que mejorar su producto. En caso de problemas técnicos más simples, el equipo de asistencia de un proveedor debería asegurarse de guiarlo por el proceso hasta llegar a una solución. Por lo tanto, mantener un LMS en la nube es tan sencillo como parece.

  5. Acceso las 24 horas del día, los 7 días de la semana

    Si bien la jornada escolar dura una parte del día, el aprendizaje es constante. Los profesores deben prepararse para la próxima clase, al igual que los estudiantes. Ya sea para crear una nueva lección o agregar una evaluación, hacer tareas o buscar recursos adicionales, es importante poder acceder al LMS de la escuela en cualquier momento desde cualquier dispositivo. Un LMS basado en la nube siempre está disponible para ellos.

    Si bien imaginar un mundo sin Internet se hace cada vez más difícil, a veces tenemos mala conexión. Aquí es donde la aplicación nativa del LMS viene al rescate, para que la capacitación en línea realmente puede estar disponible en cualquier momento y lugar.

  6. Espacio de almacenamiento infinito

    La nube es infinita. Puede recopilar y almacenar una gran cantidad de datos sobre la actividad educativa de cada usuario. A la hora de almacenar materiales educativos dentro de un LMS basado en la nube, el cielo es el límite.

    Como todos los datos se almacenan en la nube y no en computadoras personales, el error humano rara vez puede afectarlos. Si, por algún motivo, la computadora de un profesor o de un estudiante se daña, los datos almacenados en la nube están seguros. Una vez más, si alguien elimina un archivo por accidente, se puede restaurar fácilmente desde la nube. Algunos LMS conservan los archivos eliminados durante 30 días para que el propietario tenga tiempo de recuperarlos si quisiera.

  7. Seguridad de los datos

    En un mundo en el que abundan los datos, es probable que un LMS basado en la nube sea la opción más segura para una institución educativa que maneja cantidades masivas de datos confidenciales sobre estudiantes, profesores, personal de apoyo y otras partes externas.

    Los proveedores de LMS adoptan una serie de medidas de seguridad contra los ciberataques, desde el cifrado de datos y la protección con contraseña según el nivel de acceso hasta el cifrado SSL, lo que garantiza que los datos confidenciales solo estén disponibles para quienes necesiten verlos y gestionarlos. Además, el sistema rastrea de forma automática los datos sobre cualquier actividad sospechosa, lo que permite identificar cualquier vulneración de datos antes de que se torne grave.

  8. Análisis e informes útiles

    Un LMS basado en la nube no solo registra cantidades increíbles de datos sobre sus usuarios, sino que también los clasifica y los entrega en informes completos. Por lo tanto, es fácil para los administradores y profesores generar informes actualizados sobre cualquier tipo de datos que les interese: estado del curso, finalización del curso, progreso del módulo, trabajo no entregado, calificaciones de evaluación, etc.

    Comprender estos datos nos permite dar un paso más para brindar experiencias educativas personalizadas a todos los estudiantes, que debería ser, en primer lugar, el objetivo final de un LMS escolar.

¡Elija la nube!

Elegir un nuevo LMS para su escuela es un trabajo de equipo. Y difícil. Espero que los motivos expuestos lo hayan hecho un poco más fácil, al menos con respecto a qué tipo de LMS elegir.

¡Mantente actualizado! Te mantendremos informado de los consejos y recursos de EdTech más valiosos. ¡Suscríbete y no te lo pierdas!