La propagación del coronavirus en el último año ha afectado a personas en todo el mundo y todos nos enfrentamos a grandes desafíos. Aunque las escuelas de todo el mundo tuvieron que cerrar sus puertas -al menos parcialmente el año pasado-, era obvio que la educación no podía detenerse, pasara lo que pasara.

La pandemia ha abierto los ojos de la gente al hecho de que la tecnología educativa tiene un propósito muy valioso, ya que ahora está claro que los estudiantes tienen mucho que aprender a distancia. Hay muchas formas en que los educadores pueden usar la tecnología para crear lecciones en línea y brindar instrucción de forma remota, y cuando se usan bien, estas herramientas pueden contribuir a niveles más altos de participación, apoyar la colaboración y, en general, hacer que el aprendizaje sea más accesible.

Pero la tecnología educativa es solo una parte de la solución para superar todos los desafíos relacionados con los cierres escolares. Después de todo, la tecnología es simplemente una herramienta. La otra gran parte de la solución consiste dar correcta capacitación a los educadores quienes han tenido que adaptarse, a veces apresuradamente, al mundo online.

El cambio hacia el uso de la tecnología educativa como parte integral de la enseñanza puede facilitarse a través de tutoriales, desarrollo profesional para maestros y apoyo continuo de los proveedores. Sin embargo, los educadores deben gestionar un cambio aún más desafiante: el cambio del aprendizaje y enseñanza sincrónico a asincrónico.

Adoptando la mentalidad asincrónica

Lo más importante, que se debe tener siempre en cuenta al adaptar cualquier actividad docente para la educación en línea es, que el aprendizaje en línea no tiene por qué suceder al mismo tiempo que la enseñanza en línea. Ese es un cambio fundamental desde el aula presencial, y es lo que hace que la educación en línea sea increíble.

Permíteme ampliar esta idea.

En un entorno típico cara a cara, hay una discusión en tiempo real entre tú y tus alumnos.

Cuando te conectas, también puedes hacerlo. Puedes optar por ejecutar clases en línea de forma sincrónica a través de conferencias web.

Pero eso no es muy práctico, en muchos casos. La probabilidad de que todos los alumnos (que ahora se encuentran en cualquier lugar menos en el aula) tengan conexiones estables a Internet, es baja.

Así que es mucho más fácil si tú, como instructor, cambias a la enseñanza asincrónica.

Tú y tus alumnos no estarán en línea simultáneamente, por lo que esto lleva un poco de tiempo acostumbrarse. Una vez que experimentes ese cambio, encontrarás que es una experiencia increíblemente esclarecedora.

El aprendizaje asincrónico no es nuevo …

El aprendizaje asincrónico puede estar asociado con la reciente revolución en línea, pero la gente ha estado aprendiendo de esa manera mucho antes de que Internet se apoderara de nuestras vidas. Me refiero al libro.

Hace muchos años, solía enseñar en UT Dallas. Me volví bueno enseñando mi materia relacionada con la informática, y cada vez que enseñaba lo mismo, una y otra vez, recuerdo haber pensado: si pudiera poner todo esto en línea y los estudiantes pudieran tomarlo a su propio ritmo, ¡sería increíble!

En esos tiempos no había muchas plataformas de aprendizaje en línea, y las que existían no eran muy buenas. Así que la única forma de hacerlo era escribir un libro. Y así lo hice. Y también lo hicieron muchos otros maestros en esos días.

Escribir un libro es una forma de aprendizaje asincrónico: tú, como educador, lo escribes todo, la gente compra tu libro y lo lee, todo mientras tú, el autor, no está en el mismo lugar que ellos, al mismo tiempo.

Podemos hacerlo mucho mejor ahora y poner el contenido en línea, para que los estudiantes puedan aprender cuando tengan tiempo y acceso a una conexión a Internet.

…está en todas partes…

Por ejemplo, puedes crear un curso en tu sistema de gestión del aprendizaje como una serie de lecciones y decidir que esas lecciones deben tomarse en secuencia porque se basan entre sí o permiten a los alumnos tomar los módulos en el orden que deseen. Cada lección podría ser un video que grabaste. Puedes seguir con un PDF incrustado, algunos documentos de Microsoft, enlaces a recursos de terceros, enlaces a YouTube, etc. Los estudiantes pueden iniciar sesión en el sistema en cualquier momento que lo deseen, incluso a las 3 a.m. cuando duermes, y acceder a cada lección en el orden que establezcas.

También puedes establecer otras reglas importantes de la clase, como los tipos y la frecuencia de las evaluaciones, o una prueba obligatoria de dominio antes de pasar a la siguiente lección. Por ejemplo, después de ver el video y estudiar las notas adicionales, los estudiantes pueden realizar una prueba después de cada lección. Deben obtener al menos el 80% para demostrar que entendieron los materiales aprendidos antes de pasar a la siguiente lección.

Algunos educadores ya lo han estado haciendo; lo están llamando «invirtiendo el aula«. En un aula invertida, los estudiantes ven videos o revisan las lecciones antes de ir a clase. El tiempo de clase se utiliza para aclarar conceptos, explorar el tema en profundidad y asegurarse de que todos puedan pasar a la siguiente lección sin lagunas de conocimiento.

Para aquellos educadores que han realizado aulas invertidas, el aprendizaje asincrónico es un territorio muy familiar.

Para aquellos que no lo han hecho, deben saber que sus alumnos toman el curso cuando lo desean. También significa que la próxima vez que enseñe la misma clase, los materiales que ha preparado todavía estarán allí para usarlos semestre tras semestre.

…y no se irá a ninguna parte

El único lado positivo de la situación mundial actual es que los educadores que tienen que gestionar el aprendizaje remoto van a mejorar mucho en la enseñanza asincrónica. Creo que serán educadores más eficaces en general. Podrán enseñar e involucrar a los estudiantes sin tener que estar necesariamente en la misma sala al mismo tiempo.

Adoptar una mentalidad asincrónica te ayudará a convertirte en un mejor educador cuando las cosas vuelvan a la normalidad.

¡Mantente actualizado! Te mantendremos informado de los consejos y recursos de EdTech más valiosos. ¡Suscríbete y no te lo pierdas!