El aprendizaje basado en proyectos (PBL, por sus siglas en inglés) es un método educativo que les permite a los estudiantes aprender información nueva mediante la exploración de los temas por cuenta propia (bueno, casi), la investigación y la cocreación de su trayecto educativo personal. Es obvio que los estudiantes necesitan que sus profesores los guíen y los ayuden durante el proceso, pero el PBL les permite ser más creativos y liberar su espíritu de explorador interior.

Cabe mencionar que el PBL es más motivador que el método de enseñanza tradicional, donde la transferencia de conocimientos del profesor a los estudiantes es el objetivo principal y los estudiantes no tienen voz ni voto sobre el proceso educativo.

Si queremos criar a nuestros hijos para que sean independientes, creativos y autosuficientes, el PBL puede ayudar mucho. Además, el PBL puede estimular las habilidades blandas y sociales, ya que trabajar en un proyecto implica la colaboración y la comunicación con colegas.

Sin embargo, para que el proceso de aprendizaje sea más efectivo, ten en cuenta que, como en todos lados, en el PBL también existen cosas que hay y que no hay que hacer. ¡Exploremos algunas de ellas!

LO QUE HAY QUE HACER

Planificar con tiempo. La creatividad y la exploración son el quid de la cuestión, pero no debemos desestimar que un buen enfoque de PBL necesita una planificación minuciosa. Intenta crear un plan paso por paso para establecer objetivos y permitir que los estudiantes los alcancen por su propia cuenta.

Adaptarse y readaptarse. Adapta el contenido al contexto e intenta encontrar el ritmo del salón de clases antes de comenzar una fase de PBL. Si el método resulta completamente nuevo para los estudiantes, intenta implementarlo cuando no tengan demasiado peso sobre los hombros (p. ej.: pruebas y exámenes, muchas actividades extracurriculares, etc.).

Involucrar a los estudiantes. Haz una sesión de propuesta de ideas con tu clase al comienzo del semestre e intenta identificar sus preferencias con respecto a la tecnología. Si es posible, deja que elijan la plataforma que prefieran y no tengas miedo de implementar cosas nuevas.

Monitorear el proceso. Establece objetivos inmediatos y monitorea los resultados. De ser necesario, aborda cualquier problema en diferentes etapas, proporciona comentarios y ayuda a los estudiantes que experimenten cualquier tipo de dificultad. Prepárate para buscar alternativas si los resultados intermedios no son los que esperabas.

Asignar roles. O bien deja que los mismos estudiantes los escojan si sientes que podrían beneficiarse con esa experiencia. Todo proyecto necesita un director de proyectos y un líder de equipo. Explica los objetivos de ambos roles y monitorea su desempeño. Proporciona comentarios y solicita que los miembros del equipo (que no sean estudiantes) también brinden sus propios comentarios. Crea un espacio seguro y cerciórate de que los estudiantes comprendan cómo brindar y cómo recibir comentarios.

LO QUE NO HAY QUE HACER

Darle prioridad al contenido. Es importante hacer un seguimiento del contenido, pero asegúrate de que los estudiantes disfruten el proceso. El aprendizaje basado en proyectos también implica libertad para elegir distintos caminos para alcanzar el mismo objetivo, trabajo en equipo, y mucho más.

Crear un entorno muy competitivo. No conviertas el proceso en una competencia; no todos los estudiantes pueden lidiar con esa presión. Especialmente cuando los estudiantes son jóvenes, tal vez sea más útil usar el PBL para promover la cooperación y la capacidad de trabajar en equipos. Estas habilidades serán útiles a medida que crezcan.

Establecer objetivos poco claros. Si los estudiantes pueden escoger cómo alcanzar los objetivos, asegúrate de que no se olviden de las metas principales. Es importante no perder la concentración, ya que, en el aprendizaje independiente, es bastante fácil distraerse. Si el objetivo no está bien definido, las distracciones tienden a acumularse.

Renunciar demasiado a su control. Mantente pendiente de tu salón de clases y proporciona comentarios de forma constante cuando veas que los estudiantes se distraen o se sienten desmotivados. Es posible que especialmente los líderes de los equipos y los directores de proyectos necesiten orientación adicional. La clave es no obsesionarse con el control y permitirles a los estudiantes explorar diferentes opciones.

Olvidarse de los comentarios. Los estudiantes tienen necesidades diferentes y debes tenerlo en cuenta cuando proporciones comentarios. Ofrece comentarios estructurados y también implementa con los estudiantes un sistema de comentarios entre pares. Brinda reconocimiento y anima a todos a dar lo mejor de sí, especialmente si es su primera experiencia con el aprendizaje basado en proyectos.

En conclusión

Existe un dicho famoso que capta la esencia del PBL: “Dale a un hombre un pescado, y comerá por un día. Enséñale a pescar, y lo alimentarás para toda la vida”. Educas a individuos autónomos que usarán su creatividad y todas sus habilidades para aprender más, mientras que, al mismo tiempo, no pierden de vista los objetivos principales. ¡Es una tarea muy ambiciosa! Asegúrate de crear las condiciones adecuadas para obtener los resultados correctos.

¡Mantente actualizado! Te mantendremos informado de los consejos y recursos de EdTech más valiosos. ¡Suscríbete y no te lo pierdas!