El aprendizaje en línea se ha convertido en una parte predominante del panorama educativo. Esto tiene algunos beneficios considerables. Permite que el aprendizaje no se interrumpa cuando el distanciamiento se convierte en una necesidad. También ofrece más opciones de acceso a los estudiantes que viven en zonas rurales o tienen problemas de movilidad. Sin embargo, para quienes tienen rasgos de neurodiversidad, el aprendizaje en línea puede ser un problema.

La neurodiversidad abarca un rango de estudiantes cuyo funcionamiento cognitivo o neurológico trabaja de manera diferente al de la mayoría. Esto suele incluir el trastorno del espectro autista (TEA) y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Las dificultades de aprendizaje, como la dislexia, también forman parte de esta definición. A su vez puede usarse para describir a quienes tienen problemas de salud mental.

Como educador, es importante ayudar a los estudiantes y a sus padres a lograr la experiencia de aprendizaje en línea más positiva. Ahora describiremos algunos elementos que se deben tener en cuenta.

Ofrecer estructura

Uno de los desafíos comunes en torno a los estudiantes con rasgos de neurodiversidad puede ser la falta de estructura. Definitivamente, cada niño con estos desafíos tendrá sus propias experiencias y necesidades. Algunos estudiantes que tienen autismo pueden sentirse incómodos en un entorno de aprendizaje impredecible. Un enfoque educativo novedoso también puede afectar la concentración de los estudiantes con TDAH, dificultades de aprendizaje o ansiedad. Si bien el aprendizaje remoto puede representar una manera más relajada de aprender, es importante implementar una sensación de estructura.

Trabaja con los padres para crear cronogramas prácticos para las clases. Cuando los estudiantes aprenden desde el hogar, no siempre estarán conectados con un profesor. Por este motivo, debes coordinar horarios estables y repetibles en los que toda la clase pueda reunirse. Planea hacer debates, compartir ideas y aprender juntos.

No se trata solamente de tener los mismos horarios para las mismas actividades todos los días. La variación es importante, en particular para equilibrar las actividades en pantalla y fuera de la pantalla. Se trata de darles cierta confianza a los estudiantes de que existe una estructura de fondo en el día escolar.

Además del cronograma, también es importante comprender cómo puedes adaptar la estructura de aprendizaje para promover mayor atención. Con frecuencia, esto se reduce a comunicar con técnicas sólidas para que todos adopten la actitud correcta para aprender en cualquier momento del año. Esto puede incluir enfocarse en elogiar lo bien que responden al proceso en lugar de basarse en los rasgos personales. O puede suponer integrar en el cronograma el tiempo habitual para las pausas y las siestas, incluso para los estudiantes más grandes.

Planificar estrategias para mantener el enfoque puede crear el tipo de estructura de aprendizaje que mejor se adapte a fin de mantener involucrados a los estudiantes neurodiversos.

Tener en cuenta el entorno

Los factores ambientales pueden tener un rol significativo en la educación. Es posible que los niños neurodiversos sientan que los elementos que más perturban su bienestar giran en torno a la presencia de estímulos externos. Si bien en la escuela puede haber cierta cantidad de control y recursos para crear un entorno adecuado, el aprendizaje en línea desde el hogar no es siempre lo mismo. Por este motivo, es importante trabajar con los padres para garantizar que el entorno de los estudiantes esté bien diseñado para adaptarse a sus necesidades educativas.

En muchos casos, esto implica destinar un entorno de aprendizaje específico en el hogar. No todos tienen una habitación especialmente para esto. Sin embargo, una parte de la sala, el comedor o el dormitorio puede ser útil aquí. Esto crea un espacio en el que los estudiantes neurodiversos pueden conectarse con su clase. También crea una separación mental diferente entre el espacio de la escuela y el del hogar. Puedes recomendar pintar el área con un color neutro y agregar iluminación suave. En el caso de los estudiantes con comportamiento autoestimulatorio perturbador, como con el autismo o el TDAH, es recomendable quitar de la habitación los elementos que lo provoquen.


Más información: Cómo enseñar a los estudiantes a controlar las distracciones digitales


Junto con las áreas de aprendizaje en el hogar, muchos padres quieren que sus hijos aprovechen los espacios al aire libre. Esto puede ser una excelente pausa del aula del hogar, en especial si el estudiante se siente abrumado.

Pero recuerda, las clases al aire libre pueden presentar desafíos además de la inspiración y el espacio que puede ofrecer el entorno natural. Incluso en un patio puede haber una variedad de estímulos que podrían convertirse en una distracción para los estudiantes neurodiversos. La vida silvestre puede desconcentrar, y el clima puede generar incomodidad.

Habla con los padres sobre cómo mitigar las interrupciones, como colocar muebles de exterior para que se sienta más como un espacio de clases. Analiza medidas para reconocer cuándo estar al aire libre podría funcionar como una pausa para liberar energía. También deberías revisar cómo realizar la transición con eficacia al espacio educativo interior cuando sea necesario.

Promover el cuidado personal

Los estudiantes neurodiversos no pueden tener una experiencia educativa en línea exitosa si están sufriendo. Un estudio reciente determinó que los estudiantes que aprenden desde el hogar experimentan mayores niveles de estrés que sus compañeros de clase. Esto es sin tener en cuenta los desafíos de la neurodiversidad. Por este motivo, es importante tener en cuenta el rol que puede tener alentar el cuidado personal en estos aprendices. Con un poco más de atención a esto, podrás promover con éxito su educación remota.

Tu prioridad aquí es mantener la comunicación. Los profesores deben mantener una conversación abierta con los padres sobre el bienestar mental y físico de los estudiantes. Hablen sobre el impacto que ha tenido en el progreso del salón de clases.

Lo que es más importante, el estudiante debe tener un rol activo en estas conversaciones. Algunos estudiantes neurodiversos quizás no tengan las habilidades típicas de comunicación. Pero muchos comprenden muy bien lo que les resulta desafiante, cuál es su estado emocional y lo que necesitan.

También es recomendable empoderar a los estudiantes para que usen el sistema de gestión de aprendizaje (LMS) de la escuela y así obtener apoyo emocional de los consejeros.

Junto con la comunicación, la socialización también puede ser importante. Con frecuencia, los estudiantes neurodiversos enfrentan obstáculos relacionados con la ansiedad social y cómo conservar las relaciones. Lamentablemente, el aprendizaje remoto puede ser una experiencia de aislamiento. Además, no les da la oportunidad de practicar métodos de afrontamiento y forjar amistades con sus compañeros.

Debes trabajar con los padres para coordinar que los estudiantes puedan estudiar juntos. Encuentren el tiempo y el espacio para que socialicen de vez en cuando, ya sea en línea o en persona.

Conclusión

El aprendizaje en línea puede ser beneficioso para ofrecerles mayor acceso al aprendizaje. Pero puede ser un desafío para quienes tienen rasgos de neurodiversidad. Los profesores deben trabajar con los padres para crear una estructura de apoyo. También deben garantizar un entorno de aprendizaje adecuado. Cabe destacar que el cuidado personal ayuda a los estudiantes a estar mental y emocionalmente preparados para su educación. Nunca será fácil, pero todos los estudiantes merecen la oportunidad de tener una experiencia educativa gratificante.

¡Mantente actualizado! Te mantendremos informado de los consejos y recursos de EdTech más valiosos. ¡Suscríbete y no te lo pierdas!