La forma en la que las personas aprenden es tan única como las personas en sí. Como ya sabemos, no existen dos personas exactamente iguales en el mundo. Entonces, aunque los estudiantes en un salón de clases pueden parecerse, cada uno tiene una combinación singular de contexto personal, fortalezas, necesidades e intereses que repercuten en sus resultados de aprendizaje.

Dado que los salones de clases son tan diversos, los planes de estudios deben responder a esta diversidad. Sin embargo, la mayoría de las veces, los profesores deben cumplir con los mismos objetivos curriculares para todos sus estudiantes. Estos dos términos, “mismos” y “diversos”, cuando se consideran en un mismo marco, inevitablemente significan obstáculos por vencer y desafíos por superar.

Se considera que el diseño universal para el aprendizaje (UDL, por sus siglas en inglés) es la solución para este problema.

Por qué es importante el diseño universal para el aprendizaje en el salón de clases

En un entorno de salón de clases tradicional, cuando un estudiante tiene dificultades para lograr los resultados de aprendizaje esperados, a menudo también asume la culpa. Tal vez no estudió lo suficiente, no prestó atención a la clase cuando el profesor explicó un concepto clave, o tal vez simplemente se debe a su flojera y falta de interés ​​en su propia experiencia educativa.

Recién hace poco se ha comenzado a considerar la posibilidad de que el plan de estudios (y no el estudiante) tenga un rol significativo en los resultados deficientes. Cada salón de clases está compuesto por un grupo muy diverso de personas, pero el plan de estudios es el mismo para todas. Quizás si diseñamos un plan de estudios más flexible y adaptable que satisfaga las diversas necesidades de los estudiantes, los resultados de aprendizaje mejoren para la mayoría.

Esta es la idea básica del diseño universal para el aprendizaje, promovida por los miembros del CAST (Center for Applied Special Technology), una organización de investigación y desarrollo educativo sin fines de lucro que trabaja para expandir las oportunidades educativas para todas las personas a través del UDL. Según sostienen, el diseño universal para el aprendizaje tiene sus raíces en las ciencias del aprendizaje, lo que incluye la neuropsicología, el desarrollo humano y la investigación educativa.

Existen tres principios básicos para el UDL y, antes de adentrarnos en cómo aplicarlo en el salón de clases, es necesario ponerlos de relieve. Cada uno corresponde a una parte diferente del cerebro humano que está involucrada en el proceso de aprendizaje y cada uno afecta los resultados de aprendizaje de un estudiante de una manera única.

  1. El UDL ofrece múltiples modos de representación. Esto responde al QUÉ del aprendizaje. Por ende, los profesores deben presentar la información y el contenido educativo en más de una forma. Existen múltiples opciones para personalizar la enseñanza, desde ofrecer alternativas con información auditiva o visual hasta guiar el procesamiento y la manipulación de la información. Esta diversidad en cómo los estudiantes obtienen información nueva les ayuda a ser aprendices ingeniosos y expertos.
  2. El UDL ofrece múltiples modos de acción y expresión. Esto responde al CÓMO del aprendizaje. Algunos estudiantes disfrutan de ser el centro de atención y presentar diapositivas de algo que aprendieron. Otros prefieren la forma más tradicional de escribir un ensayo sobre lo que aprendieron, o bien podrían estar muy contentos de crear un modelo físico de un concepto nuevo que lograron dominar. Cuando pueden demostrar su aprendizaje en de más de una forma estándar, se convierten en aprendices más estratégicos y orientados a objetivos.
  3. El UDL ofrece múltiples modos de participación. Esto responde al PORQUÉ del aprendizaje. La motivación es un factor crucial que determina el éxito del proceso de aprendizaje. Cada lección debe despertar un interés en la mente de los estudiantes, y los profesores deben identificar la mejor manera de lograrlo, ya sea brindando opciones para mantener el esfuerzo o la autorregulación, o asegurando un mayor grado de independencia de los estudiantes y elección individual. Esto les ayudará a tener más determinación y motivación en su proceso de aprendizaje.

 
Ahora que la parte teórica del diseño universal para el aprendizaje está clara, pasemos a la más complicada: la implementación. No existe una manera determinada de implementarlo, puesto que los estudiantes en un salón de clases son muy diversos.

Aspectos a considerar al momento de implementar el UDL en el salón de clases

El carácter integral del marco de diseño universal puede abrumar incluso a los educadores más ambiciosos. El sistema educativo tiende a favorecer un modelo único en lugar de permitir una variedad de opciones para dar instrucciones, evaluar a los estudiantes y mantenerlos motivados.

Las escuelas y los profesores que buscan crear entornos de aprendizaje inclusivos para todos deben aceptar el cambio y prepararse para un recorrido largo y espinoso. El marco del UDL es complejo, y puede ser necesario introducir componentes individuales con el tiempo. Después de todo, el cambio es un proceso, no un evento.


Más información: Cinco herramientas digitales para hacer del aula virtual un espacio más inclusivo


El primer paso para implementar el UDL en el salón de clases es evaluar en detalle la situación actual. Debes establecer exactamente dónde está el punto de partida «A» si vas a planificar el viaje al punto deseado «B». Este análisis del salón de clases, la escuela o incluso el distrito actual determinará las metas, establecerá las prioridades y ofrecerá una idea clara de dónde empezar y qué buscar.

Estos son algunos aspectos a considerar al momento de implementar el UDL en el salón de clases. Algunos requieren un presupuesto y varios recursos, mientras que otros son simples cambios con efecto inmediato. Pero dejando de lado los detalles, el diseño universal para el aprendizaje se reduce a ofrecer más opciones y elegir la que mejor funcione en un espacio particular.

  1. Garantizar la flexibilidad del entorno educativo físico

    En un salón de clases con UDL, debe haber espacios de trabajo flexibles para los estudiantes. Las diferentes actividades educativas requieren diferentes espacios. Las actividades grupales son fantásticas, pero las actividades individuales también son necesarias. Entonces, el salón de clases debe incluir espacios para la enseñanza grupal, el trabajo en grupos pequeños y grandes, y también para el trabajo individual tranquilo. Los escritorios con ruedas que se pueden reorganizar para diferentes propósitos, las estanterías con útiles escolares que se usan para separar el resto del salón del área tranquila o una mesa para construir maquetas son ejemplos de excelentes muebles flexibles.

  2. Establecer metas de aprendizaje claras con los estudiantes

    Tener opciones es genial, pero, al final del día —en realidad, al final del año escolar—, todos los estudiantes deben cumplir con las mismas metas del plan de estudios. El UDL permite que el trayecto hacia esa meta se ajuste a las necesidades individuales de cada estudiante y que se puedan establecer metas más pequeñas y personalizadas. Así, el resultado igual debe ser el mismo. Cuando los estudiantes saben para qué están trabajando y tienen cierto grado de decisión sobre cómo hacerlo, tendrán más motivación para alcanzar esas metas. Es por eso que las metas siempre se ponen de manifiesto en un salón de clases con UDL.

  3. Determinar los tipos de contenido que mejor respaldan el aprendizaje de los estudiantes

    Si los estudiantes no tienen acceso a la información, no pueden aprenderla. Existen muchos tipos de discapacidades que sufren, o simplemente progresan con un tipo de contenido y tienen dificultades con otro. En un salón de clases con UDL, todo el contenido educativo debe ser accesible para todos los tipos de aprendices. Por ejemplo, deben tener varias opciones de lectura, incluidos libros impresos, libros digitales, texto a voz y audiolibros. También deben poder seleccionar la ampliación del texto, si fuera necesario, o establecer el color y el contraste de la pantalla. Todo el contenido en video debe tener subtítulos y transcripciones de archivos de audio.


    Más información: Formas de hacer el e-learning accesible


  4. Considerar juntos todos los tipos de evaluación

    En un salón de clases con UDL, siempre hay más de una manera en la que los estudiantes pueden demostrar lo que aprendieron y su dominio de los conceptos nuevos. Un ensayo o una hoja de trabajo pueden ser efectivos. Pero también lo es poder crear un video sobre la parte más importante de una lección. Las pantallas verdes ya no son solo para los actores profesionales. O un pódcast. Incluso se les podría permitir crear una tira cómica. Siempre que cumplan con las metas de aprendizaje mencionadas antes, deben poder hacer diversos tipos de tareas.

  5. Acordar el propósito de los comentarios y las calificaciones

    En un salón de clases tradicional, el objetivo principal de las calificaciones es evaluar el desempeño y son la forma más tangible de recibir comentarios. Una buena calificación equivale a un buen estudiante, mientras que una mala, no. Pero el progreso debe basarse únicamente en cómo se desempeña un estudiante durante unos pocos intervalos de tiempo fijos. Con el UDL, los estudiantes reciben comentarios con la frecuencia que la necesitan, por lo que pueden continuar su trayecto de aprendizaje en la misma dirección, o hacer ajustes si se desvían de alguna manera. Se les motiva a reaccionar ante las decisiones que tomaron en clase y si cumplieron con las metas. Si no lo hicieron, se les motiva a pensar en lo que podría haberlos ayudado. Y lo que es más importante, las calificaciones se consideran herramientas para reforzar esas metas.

  6. Considerar las herramientas de tecnología educativa de apoyo

    El UDL no sería posible sin la tecnología. Un salón de clases con UDL es un salón tecnológico. Existe una amplia gama de herramientas de tecnología educativa y siempre hay una nueva, una mejor, una que promete cambiar el mundo de la educación. Depende de cada educador decidir cuál es cuál. Un buen comienzo es implementar un sistema de gestión de aprendizaje con características de aprendizaje adaptativo, rutas de aprendizaje personalizadas y una gran cantidad de tipos de evaluación. Pero hay muchas otras herramientas y sitios web que pueden respaldar el diseño universal para el aprendizaje. El equipo de BCSC (Bartholomew Consolidated School Corporation) ha creado una lista completa que puedes consultar.

Conclusión

El diseño universal para el aprendizaje (UDL) es un enfoque educativo destinado a satisfacer las necesidades de cada estudiante en un salón de clases. Promueve la posibilidad de tener opciones para más aspectos del aprendizaje, desde cómo se imparte la enseñanza y cómo los estudiantes pueden demostrar su aprendizaje hasta varias formas de fomentar el interés y la motivación en cada actividad educativa. El UDL puede ser muy útil para los estudiantes con dificultades de aprendizaje y de atención, pero, sobre todo, minimiza las barreras y maximiza el aprendizaje para todos los estudiantes. Porque cuando diseñamos para la discapacidad, todos nos beneficiamos.

¡Mantente actualizado! Te mantendremos informado de los consejos y recursos de EdTech más valiosos. ¡Suscríbete y no te lo pierdas!