Como profesor durante más de un cuarto de siglo, he estado íntimamente involucrado en tratar de trasladar la educación del modelo de “línea de montaje” de fábrica a uno que esté más centrado en el estudiante. Una de mis experiencias favoritas en el aula ha sido observar y escuchar cómo interactúan los estudiantes durante debates significativos, lo que los ayuda a desarrollar habilidades de pensamiento crítico, escucha y persuasión.

Desde la simple estrategia de pensar, conectar y compartir hasta el enfoque más complejo, como un diálogo socrático, las conversaciones entre estudiantes se han convertido en una parte esencial del proceso de aprendizaje.

Entonces, ¿qué hace un profesor cuando algunos o todos los estudiantes están en línea?

Cómo generar debates en aulas híbridas o virtuales

Convencer a los estudiantes de participar se ha convertido en un tipo de desafío diferente que muchos de nosotros nunca previmos. Con las nuevas distracciones y complicaciones que conlleva el aprendizaje a distancia e híbrido, puede ser tentador volver a las clases de antes en las que los estudiantes solo se sentaban y escuchaban.

Pero, a través de métodos creativos, los profesores de todo el mundo están demostrando formas de involucrar a sus estudiantes en las conversaciones. Aunque las estrategias específicas pueden haber cambiado, el marco básico de los debates exitosos no lo ha hecho: sentar bases sólidas, preparación atenta, responsabilidad y reflexión.

Sentar bases sólidas

La preparación incluye crear una comunidad, como también ejemplificar y comunicar las expectativas. El mayor error que se puede cometer al realizar debates significativos en el aula es esperar que los estudiantes se sientan vulnerables de inmediato por compartir opiniones profundas con completos desconocidos.

Desarrollar vínculos con los estudiantes es una prioridad antes de pedirles que corran riesgos. Antes de dividir a los estudiantes en grupos más pequeños, modela debates con el grupo entero y crea una serie de expectativas compartidas sobre escuchar y hablar.

Es posible que desees incorporar señales con las manos en tus sesiones en vivo. Una vez que todos en la clase estén de acuerdo y hayan practicado las reglas básicas, puedes iniciar conversaciones divertidas en grupos pequeños durante breves períodos (de 2 a 5 minutos) con temas entretenidos, como “¿Preferirías…?” o esta actividad “Frayer a Friend” de @SarahJTeacher.

Preparación atenta

A medida que las relaciones en el aula comienzan a fortalecerse y los estudiantes se sienten más cómodos expresándose, es momento de planificar conversaciones más profundas. En esta parte del proceso, se deben seleccionar temas sumamente interesantes y considerar con cuidado el método de debate que se utilizará.

Cuanto más conectados se sientan los estudiantes con el propósito de la conversación, más probabilidades habrá de que sigan participando. Por ejemplo, en lugar de pedirles que analicen los personajes de Tuck Everlasting, pregúntales: “¿Qué personaje elegirías como mejor amigo hoy y por qué?”.

Para fomentar el pensamiento escalonado, TeachThought ofrece estas ideas para preguntas esenciales y significativas. Además, considera dejar que ellos generen las preguntas de debate, lo que los estimulará aún más para participar cuando se elijan sus preguntas.

Al decidir un método de debate, tus principales consideraciones serán el entorno y las herramientas disponibles. Con algunos o con todos los estudiantes que se unen en línea, tendrás la opción de realizar debates en tiempo real (sincrónico) o según la conveniencia del estudiante dentro de un período específico (asincrónico).


Más información: Mentalidad asincrónica para un mejor aprendizaje en línea


Las actividades sincrónicas pueden ser un desafío, pero los profesores creativos han encontrado muchas formas de hacer que funcionen con salas de reuniones virtuales. Si te encuentras en una situación híbrida o con grandes grupos de estudiantes, la estrategia de pecera y los grupos de debate permiten que los estudiantes se turnen como oyentes y oradores.

Algunos profesores también sugieren que ayuda a «igualar el campo de juego» al poner a todos los estudiantes en línea, incluso a los que están sentados en el aula, para que debatan con todo el grupo. Otra opción es crear estaciones de rotación virtual como estas, para que el profesor pueda guiar los debates en grupos pequeños mientras otros realizan otras tareas.

En educación superior, los debates en línea asincrónicos a menudo se realizan en foros de debate, pero los estudiantes de jardín de infantes a 12.º grado (K-12) pueden estar más inclinados a colaborar en Presentaciones de Google, como estos EduProtocols, que incluso tienen modelos digitales para pensar, unir y compartir. Igual de valioso es el uso de Presentaciones de Google para rutinas de pensamiento visible y para el aprendizaje hexagonal.

Flipgrid es una herramienta popular para respuestas asincrónicas ante instrucciones, que permite a los estudiantes grabar sus propias respuestas ante una instrucción y responder a los videos de los demás. Algunos educadores también disfrutan de usar programas diseñados específicamente para debates en línea, como Kialo y Parlay.

Asumir responsabilidad durante los debates

Hay más probabilidades de que los estudiantes participen en las conversaciones en las que sean valorados, por lo que es importante acordar cómo demostrarán su participación y aprendizaje. Con los intercambios sincrónicos/de todo el grupo en un salón de clases, los profesores pueden usar herramientas, como la aplicación Equity Maps para registrar la participación. Sin embargo, esto no es práctico en situaciones híbridas o a distancia.

Si está utilizando salas de grupos virtuales, es posible que desee asignar roles a los estudiantes en sus grupos pequeños, incluido alguien que tome notas para completar una diapositiva de Google específica. Al alternar Presentaciones de Google en la vista de cuadrícula, puede realizar un seguimiento de qué grupos están completando sus tareas. Google Jamboard es otra alternativa, que le permite asignar una página diferente a cada grupo de estudiantes para poder ver cómo dibujan, adjuntan notas adhesivas o escriben sus respuestas.

Las conversaciones codificadas por colores en Documentos de Google, como las describe aquí Ashley Bible, también son un buen método para monitorear un debate virtual. Además, Documentos de Google y las aplicaciones de canal secundario (como YoTeach!) también son útiles en situaciones como peceras y debates en grupo, donde los estudiantes necesitan turnarse para escuchar a los demás.

Finalmente, si desea motivar a todos los estudiantes a hablar sobre un tema, puede probar el juego del debate de A. J. Juliani (que incentiva a los estudiantes a usar diferentes raíces de oraciones) o una tarjeta de puntuación del podcast Smash, Boom, Best (que hace hincapié en las habilidades de debate).

Reflexión

Cualquiera que se haya sentado con su familia alrededor de una mesa durante las vacaciones sabe que incluso los debates bien intencionados pueden salir mal. También sabemos que podemos tener conversaciones intensas con las personas y olvidarlas horas o días después. Estos son los motivos por los que es importante respaldar las conversaciones en el salón de clases pidiendo a los estudiantes que piensen en lo que funcionó y en lo que no, y que resuman su aprendizaje.

El uso de rutinas de pensamiento visible como «Solía pensar… Ahora pienso» y «Conectar, ampliar, desafiar» son una excelente manera para incentivar a los estudiantes a contar sus experiencias. Se puede utilizar un breve Formulario de Google para informar a los estudiantes sobre cómo funcionó el proceso, y preguntarles hasta qué punto creen que se cumplieron las expectativas acordadas al principio y qué mejoras podrían ser necesarias. Puede encontrar aquí más ideas relacionadas con preguntas de reflexión.

Conclusión

El rol del discurso en el salón de clases no debe reducirse debido a las circunstancias actuales. Los estudiantes necesitan procesar su aprendizaje hablando al respecto, escuchando diferentes perspectivas y usando el lenguaje académico en contexto. También es fundamental que los estudiantes participen en conversaciones que generen espacios seguros para las opiniones contrapuestas de modo que puedan aplicar esas habilidades de pensamiento crítico en su futuro como ciudadanos, empleados, padres y líderes.

¡Mantente actualizado! Te mantendremos informado de los consejos y recursos de EdTech más valiosos. ¡Suscríbete y no te lo pierdas!