La tecnología educativa y su uso en el aula se ha convertido ahora en algo esencial. Cada escuela y cada salón de clases tiene que encontrar lo que mejor se adapte a sus necesidades.

Con suficientes cosas en su lista de pendientes diarios, los maestros no lo tienen fácil cuando se trata de encontrar la tecnología educativa adecuada e implementarla con éxito en sus aulas. Hay tantos aspectos a considerar, a veces recursos mínimos a los que recurrir, y no muchas garantías de que todos los esfuerzos valdrán la pena.

Seamos realistas: no todas las herramientas de tecnología educativa son iguales, por lo que no todas pueden tener un gran impacto en el aprendizaje de los estudiantes y los resultados escolares. Pero sobre todo, no olvidemos que la tecnología educativa es solo una parte del sistema, no todo este. Tiene que estar conectado con la pedagogía y las relaciones humanas para generar resultados positivos.

4 Tips para que los profesores aprovechen al máximo la tecnología educativa

Aquí unos tips para los profesores que quieren aprovechar el edtech al máximo:

  1. No adoptes la última moda en lo que respecta a la tecnología educativa

    En primer lugar, la tecnología educativa no es una moda pasajera. La pandemia lo dejó fuerte y claro. Los estudiantes deben aprender a usar la tecnología para alcanzar sus metas en el aula. Ya lo están haciendo fuera del aula y más adelante necesitarán dominar las habilidades técnicas en su vida adulta.

    Adoptar la tecnología educativa solo porque otras personas lo hacen no es la mejor estrategia. Como profesor, antes que nada necesitas encontrar respuestas a algunas preguntas:

    • ¿Alguien ha usado esto antes?
    • ¿Obtuvieron resultados sobresalientes?
    • ¿Cómo se comportarán los estudiantes al usarlo?
    • ¿Qué tan fácil es aprender a usarlo?
    • ¿Hará mi vida más fácil en algún aspecto?

    Adoptar tecnología en el aula solo por adoptarla, nunca es una buena idea. Pero vale la pena intentar encontrar alguno que responda a las preguntas anteriores de la mejor manera posible.

  2. Alinea la tecnología educativa con los objetivos de aprendizaje de tus estudiantes

    Actualmente existen cientos de miles de aplicaciones para el mercado educativo. Hay incluso más sitios web y otras herramientas digitales que compiten por su atención. Algunos son realmente asombrosos; otros están simplemente de moda. Para encontrar lo mejor para su salón de clases, debes anteponer las necesidades de tus estudiantes.

    Usted sabe mejor que nadie cuán diferentes son los estudiantes: algunos aprenden cosas nuevas sobre la marcha, otros necesitan más explicaciones, otros visualizan nuevos conceptos, algunos aprenden mejor por sí mismos, mientras que otros necesitan colaborar con los estudiantes. Diferenciar y personalizar instrucciones no es tarea fácil. Pero la tecnología educativa puede ayudar: herramientas de colaboración digital, videos educativos, un sistema de gestión del aprendizaje escolar con rutas de aprendizaje personalizadas y funciones de aprendizaje adaptativo: estos apoyan a los estudiantes en sus actividades de aprendizaje y los ayudan en su viaje.

  3. No olvides que la tecnología educativa tiene dos caras: software y hardware

    Es relativamente fácil dejarse atrapar por el “nudo” del software, con tantas cosas sucediendo a la vez y preguntarse: ¿cómo puede esta aplicación mejorar la experiencia de aprendizaje de los estudiantes? ¿cómo puede este programa ayudarlo a realizar un seguimiento de cada actividad de aprendizaje y el progreso de los estudiantes? y así sucesivamente. Pero incluso el mejor software no puede hacer nada si el hardware no funciona.

    Casi todo el mundo da por sentado el hardware y solo nota su importancia cuando algo sale mal. Desde una batería de corta duración y falta de tomas de corriente hasta problemas de almacenamiento, muchas cosas sobre el hardware pueden salir mal. Es por eso que es bueno considerarlo en todos los pasos de cualquier programa de implementación de tecnología educativa y solucionar cualquier problema relacionado con él antes de que se intensifique.

  4. Pide ayuda y apoyo cuando lo necesites

    Siempre que te sientas abrumado por la intensidad del trabajo que implica adoptar la tecnología educativa en el aula, recuerda este viejo dicho: «Se necesita un pueblo para criar a un niño». De hecho, no estamos hablando de un niño, sino de cientos (si no más), pero no estás solo.

    Pide ayuda y apoyo a tus compañeros profesores, directores, padres e incluso a tus alumnos. Otros profesores pueden darte nuevas ideas sobre cómo utilizar la tecnología educativa, la dirección de la escuela debe crear y adaptar la infraestructura, los padres pueden ayudar de muchas formas y los estudiantes también pueden enseñarte un par de cosas. Ningún programa de implementación de edtech es un trabajo de una sola persona. Tu comunidad debería respaldarte.

Conclusión

Los profesores juegan un papel crucial en el uso exitoso de la tecnología educativa en el aula, especialmente en estos días. Aquellos que logran grandes resultados tienen algunas cosas en común: comprenden la importancia de encontrar la tecnología educativa adecuada para las necesidades de su aula, siempre la alinean con los objetivos de aprendizaje, no pasan por alto el lado del hardware de la tecnología educativa y son activos en comunidades edtech.

¡Mantente actualizado! Te mantendremos informado de los consejos y recursos de EdTech más valiosos. ¡Suscríbete y no te lo pierdas!